Menú Cerrar

Sir Robert G. Edwards

Sir Robert Edwards

Esta publicación de manera original de escribí el miércoles 10 de abril del 2013, sin embargo es una persona de tanta relevancia en mi subespecialidad que no quiero dejar de tener un pequeño homenaje en mi sitio para este revolucionario!

Publicación original

Quiero iniciar este apartado de noticias a manera de Homenaje a una persona que revolucionó al mundo y que el día de hoy tristemente se nos ha adelantado en el camino: Sir Robert Geoffrey Edwards. 

El Dr. Edwards nace el 27 de septiembre del año 1925 en Batley, Inglaterra, en el seno de una familia trabajadora. El segundo hijo de tres; que según palabras del mismo Dr. Edwards “Todos determinados a ganar, y de no ser posible ganar, dar una muy buena pelea!”. 

El gusto por la genética y la reproducción nace a edades muy tempranas, cuando su madre; Margaret, los llevaba a pasar los veranos en una granja de la localidad de Yorkshire Dales. Es en este lugar que el Dr. Edwards desarrolla una curiosidad especial por el patrón reproductivo que se daba en las ovejas, cerdos y vacas que cuidaban en la granja. Estas primeras experiencias lo llevaron en 1948 a matricularse en la carrera de ciencias agrícolas en la Universidad de North Wales en Bangor, de donde se gradúa en 1951 de un curso que a juicio del Dr. Edwards no ofrecía un reto científico y solo presentaba descripciones agrícolas aburridas. Desilusionado de su curso pero aun con el deseo de continuar sus estudios aplica ese mismo año al curso de genética animal impartido por la Universidad de Edinburgo.

Desarrollo profesional

Es en Edinburgo donde el Dr. Edwards realmente inicia su camino al éxito profesional y personal, ya que es aquí donde conoce a la Dra. Ruth Fowler quien fuera su colaboradora científica de por vida así como la madre de sus cinco hijas: Caroline, Sarah, Jenny y las gemelas Anna y Meg. 

Muy pronto en Edinburgo se da cuenta de la importancia de hacer un estudio de la biología en base a una mezcla interdisciplinaria de ciencias ya que el aprendizaje del desarrollo biológico del ratón, rama en la que mas trabajó, le hace evidente que la manera clásica de estudio enfocado en la embriología y la reproducción no eran suficientes, requerían además de el estudio genético. Como lo mencionaron en el discurso dado en la entrega de su premio Nobel, probablemente debido al énfasis en la genética de los últimos 40 años del ámbito científico y de la misma sociedad, no nos permite ver lo avanzado de este enfoque cuando el Dr. Edwards lo reconoce por los años de 1950 cuando el conocimiento genético era aun rudimentario y desconocido en los biólogos de esas fechas.

Desafios en el camino

El Dr. Edwards con este enfoque y bajo la supervisión de Alan Beatty, trabaja en la generación de embriones de ratón haploides, triploides y aneuploides y así poder estudiar su potencial en el desarrollo normal del embrión. Con esto el Dr. Edwards inicia los primeros intentos de Ingeniería Genética en mamíferos. Durante este trabajo se enfrentaría a dos problemas principales que lo llevarían a dos descubrimientos que mas tarde la ayudarían a establecer las bases de la medicina reproductiva.

La primera era la necesidad de tener múltiples óvulos para poder trabajar lo que lo llevo junto con su esposa Ruth a desarrollar diversos métodos para incrementar el número de óvulos sincronizados mediante el control de la ovulación con hormonas exógenas, con esto contradiciendo un concepto tradicional que postulaba que las mujeres adultas no podían súper-ovular (Ovular mas de 1 óvulo maduro).

El segundo acontecimiento de gran trascendencia, fue la descripción impecable de los eventos de maduración cromosómica del huevo en secuencia cronológica desde el momento de la inyección de la hormona ovulatoria hasta la ovulación. 

Visita a America

En 1958, el Dr. Edwards viaja al Instituto Tecnológico de California donde trabaja con Albert Tyler en la interacción óvulo-espermatozoide. En 1959; ya de regreso a Inglaterra, aparecen descripciones de alteraciones cromosómicas asociadas a patologías en humanos, hecho que llaman importantemente la atención de Edwards y se pregunta si esas alteraciones pudieran ser producto de errores en la danza cromosómica que Él y el Dr. Alan Gates habían descrito durante la maduración del óvulo, por lo que el Dr. Edwards reanuda su investigación en óvulos de ratón tratando de madurar in vitro las condiciones de maduración ovocitaria in vivo, logrando dicha tarea de forma efectiva, pero necesitaba ahora realizarlo en óvulos humanos, para ello requería de una fuente constante de óvulos humanos, por lo que recurrió a la Dra. Molly Rose quien por los siguientes 10 años proveería al Dr. Edwards de especímenes ováricos de patología.

Sin embargo, en 1962 el trabajo del Dr. Edwards se vio interrumpido al llegar a oídos hostiles los estudios que el realizaba en óvulos de humanos y su idea de realizar fertilizaciones in vitro, por lo que el Director del Instituto, prohibió todo estudio de esta índole. 

El regreso a casa!

En 1963, se muda a Cambridge donde reanuda sus estudios en la maduración in vitro de distintas especies; demostrando que en todas es posible, con la diferencia que en animales mayores el tiempo en que se daba dicha maduración era mayor que en especies menores, demostrando que en humanos el tiempo era de 36 hrs y no de 12 hrs como decía Pincus. En los siguientes años las investigaciones del Dr. Edwards continuaron aunque siempre con mas intención de estudiar las enfermedades genéticas que el tratar padecimientos reproductivos, tanto que en 1968 establece con sus trabajos las bases del diagnóstico genético pre-implantación. 

En los años venideros el Dr. Edwards se enfrenta a 2 problemas principalmente: La fuente de óvulos ya no era confiable, ya que la Dra Rose se encontraba a 2 a 3 horas de distancia y en la Universidad de Cambridge no encontró el apoyo con los mismos, por lo que utiliza sus contactos Americanos, teniendo una estrecha comunicación y apoyo de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, a través de los Doctores Howard y Georgeanna Jones. El segundo problema es el evidente problema que tenia para que el espermatozoide obtuviera su competencia para fertilizar un ovulo, proceso que ahora conocemos como “capacitación espermática”.

La conformación de la gran dupla!

En 1968 estos 2 problemas parecieron encontrar solución gracias a los conocimientos laparoscopicos del Dr. Patrick Steptoe, con lo que el Dr. Edwards podía conseguir espermatozoides capacitados presentes en los oviductos así como la posibilidad de obtener óvulos mediante esta técnica, con lo que con la Ayuda de varios cirujanos entre ellos la Dra Rosa y al final prácticamente del Dr. Steptoe publica en 1969 en la revista Nature sus primeros resultados de fertilización in vitro reportando una tasa de fecundación de 2 embriones de 56 óvulos. 

El trabajo conjunto del Dr. Edwards y el Dr. Steptoe continuaba dando frutos y para 1970 dan a conocer sus resultados de óvulos madurados in vivo mediante estimulaciones hormonales mínimas y logrando mucho mejores tasas de fertilización e incluso llevando algunos de ellos a etapas tan avanzadas como embriones de día 5 de vida o en etapa de blastocisto.

Fue posterior a estas publicaciones que el trabajo de Edwards y Steptoe se vio atacado en múltiples formas: Dilemas éticos del manejo de embriones humanos, así como la ignorancia de que los problemas reproductivos (Enfoque que el Dr. Edwards empezó a contemplar gracias a la perspectiva clínica del Dr. Steptoe) no tenían cabida en una época en que la sobrepoblación era evidente y los recursos estaban destinados a la planificación familiar y que incluso algunos se atrevían a afirmar que la infertilidad de las parejas era una forma de compensación natural de la sobrepoblación que se vivía.

El esfuerzo se ve recompensado!

Estos eran ideologías que no compartían el Dr. Edwards y el Dr. Steptoe, que siempre continuaron sus trabajos con el aliento de incontables cartas de apoyo escritas por parejas con problemas de infertilidad, para finalmente el 25 de julio de 1978 ver recompensado el esfuerzo de su trabajo con el nacimiento del primer bebe nacido con técnicas de reproducción asistida, Louise Brown. 

Fué de esta manera como el Dr. Edwards y el Dr Steptoe se convierten en los pioneros en el desarrollo de las técnicas de reproducción y de esta manera ser considerados como los padres de la reproducción humana. El reconocimiento al Dr. Steptoe siempre fue evidente sin embargo, el Dr. Edwards al no ser médico tuvo que esperar hasta el año 2010 para que finalmente fuera galardonado de manera más que justa aunque tardíamente con el premio Nobel de Medicina. Sin embargo, el Dr. Edwards no pudo acudir a recibirlo ya que sufría de enfermedad de Alzheimer que impidió su asistencia. 

Desafortunadamente el día 13 de Abril del año 2013 el Dr. Robert Edwards fallece, con un legado estimado hasta el año 2010 de 4 millones de niños nacidos por la técnica desarrollada por Él. 

Descanse en Paz Sir Robert Geoffrey Edwards.